El almacenamiento en la nube -cloud computing- representa el maridaje perfecto entre la tecnología de la información y las telecomunicaciones.

La conexión a internet y la subida –upload- de información con la finalidad de respaldar y tenerla disponible en cualquier tiempo y lugar – archivos de documentos, de imágenes, bases de datos, información contable, entre otros-, es un mecanismo que permite propiciar nuevas alternativas de trabajo.

La nube como método de respaldo es un sistema que se ha ido practicado con mucha frecuencia en la última década. Corporaciones como Intel, Apple Computers y otras han ofrecido uno de los sistemas de respaldo más sofisticados.

Beneficios del cloud computing

Esta operación prioriza la inmediatez y adaptación optimizando la capacidad de respuesta de las empresas tanto en sede física como en entornos virtuales.

Toda la información subida a la nube se encuentra disponible donde quiera que sea requerida por el usuario, desmontando todas las barreras que harían incómodo el acceso a las informaciones, pues estas estructuras están ancladas a la concepción del ambiente físico de la empresa.

Necesidades empresariales

Las empresas acuden a los servicios virtuales para optimizar el manejo de la información contratando una plataforma informática sólida. El objetivo es que la información esté disponible en todo momento.

Almacenar en la nube tiene un bajo impacto económico, representa ahorro en la adquisición de instrumentos para almacenar información en masa, y la inversión en la adquisición de los espacios virtuales de almacenamiento representan un menor costo.

Los acompañan costos que implican una erogación anual para obtener mayor capacidad de almacenamiento. Otro aspecto importante a destacar es que el “cloud computing” genera movilidad e interacción de la información entre diversas áreas de una misma institución e inclusive fuera de la misma.

Otro beneficio es la seguridad. Funciona como un “backup” de la información. Repercute en la continuidad de las actividades de la empresa, así como se minimizan los riesgos que puedan vulnerar la privacidad de la información.